Sonia Gumpert “Hemos puesto al colegiado en el centro y hemos modernizado la institución”

Coincidiendo con la convocatoria de elecciones para la renovación de la Junta Gobierno y el decanato del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, su decana Sonia Gumpert nos concede esta extensa entrevista en la que repasa los hitos de su mandato, trascurrido durante los últimos cinco años, del que se siente muy satisfecha institucional y personalmente”. Dice la decana que en este proceso electoral la Junta saliente “realizará una intensa campaña para fomentar la participación, lo que hasta ahora no había sucedido” y afirma que el Colegio, durante estos 5 años “se ha abierto al colegiado”, como lo demuestran “los 26.000 colegiados que participan en las diferentes secciones abiertas”

Satisfecha con los logros conseguidos hace hincapié en la defensa del Turno de Oficio y su reivindicación de mejoras que dignifique la importante función que desempeña.

La transformación tecnológica operada en el Colegio, que se plasma en iniciativas como FEIURIS digital, para fomentar el empleo, la biblioteca virtual, la App del Defensor del Abogado o la formación on line, es otro de los elementos que resalta la decana para mostrar la eficiencia de su gestión.

Reivindica Sonia Gumpert la figura del abogado en una sociedad “en la que aún se sufren violaciones de los derechos fundamentales y de los Derechos Humanos”, destaca la importancia de promover la abogacía preventiva – a la que el ICAM ha dedicado en su mandato una importante campaña- y denuncia el intrusismo “que perjudica al justiciable”.

Reconoce la decana que se ha sentido más cómoda en sus relaciones con Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid, “que cumplió con las mejoras en la retribución del Turno de Oficio a la que se comprometió” y con Rafael Catalá en el Ministerio de Justicia que “ha sido cercano y dialogante”, que con sus antecesores.

Abrocha este balance la decana asegurando que “si algo se nos ha quedado en el tintero se ha compensado sobradamente con otras cosas que no estaban pensadas ni soñadas”